EN LAS MANOS DE DIOS

En un suburbio cualquiera, donde la palabra suburbio tiene una magnitud soberbia, donde las vidas humanas carecen de valor y no llegan ni a poseer  un número en un certificado de nacimiento. Un suburbio cualquiera donde la vida se abre paso a duras penas, se hace un hueco en circunstancias adversas, y lo hace!
Mostrar la capacidad infinita que tiene el ser humano de adaptación, nos hace conscientes de lo afortunados que somos, de que el azar nos regale un boleto ganador, ya nada más nacer. 
Siempre he pensado que nuestras vidas vienen marcadas por el azar. La familia y el lugar donde naces. Azarosos son los amigos, el rumbo que toma nuestra vida y cuando creemos que tenemos capacidad de decisión, eso que llaman "destino", que yo llamo azar, nos recuerda que aquí se hace lo que él diga. Cuando naces en un suburbio de Kampala, el azar ya te ha jugado su primera mala pasada, y supongo que no te quedan muchas más opciones que encomendarte en las manos de Dios. 
Por desgracia, la suerte que corren las mujeres es otro cantar. Porque si las desgracias se ceban con alguien, lo harán con el sexo femenino. La palabra mujer ya implica fortaleza, lucha, perseverancia. Estás imágenes de mujeres parturientas de Kampala, hacen que me sienta muy orgullosa de pertenecer a este género.

Comments (0)

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.